Generico

Un exempleado de Tesla da a conocer las supuestas malas prácticas de la marca

Como seguramente recordaréis, hace unas semanas el CEO de Tesla, Elon Musk, informó de que desde la empresa de automóviles estadounidense se había despedido a un empleado que habría sido descubierto compartiendo secretos internos de la firma con otros terceros, además de ser acusado de sabotaje. Dicho empleado fue Martin Tripp, quien, tras ser demandado por Tesla ante los mencionados delitos, presentó también una contrademanda contra la firma estadounidense, y ahora se está intentando cobrar su venganza desde su cuenta de Twitter.

La larga lista de tweets publicados por Tripp en su cuenta comenzó por un “¿Estás preparado?”, una advertencia que, según él, precedía a una lista de irregularidades y malas prácticas por parte de Tesla. Para comenzar, el exempleado de la compañía realizó una importante acusación en contra de Elon Musk y su empresa, pues afirmó que la seguridad y la calidad de los componentes de Tesla no es la que los consumidores creen, sobre todo en lo que se refiere a las baterías que van equipadas en los vehículos eléctricos.

Aunque en el momento de escribir estas líneas la cuenta de Twitter de Martin Tripp ha sido suspendida (debido a que en una de las imágenes publicadas se habría mostrado la dirección de email de Elon Musk, vulnerando las políticas de la red social), muchos medios han podido recoger la información de sus citas. En varios de sus tweets, Tripp hace mención a una serie de vehículos de Tesla que equipan baterías defectuosas, o más exactamente “baterías perforadas”, las cuales habrían recibido pequeñas perforaciones en sus módulos debido a un robot defectuoso que las dañó. Para indicar las unidades afectadas, Tripp publicó los números VIN (números de bastidor) de dichos automóviles.

Según el exempleado, este robot defectuoso dañó y perforó una gran cantidad de baterías que luego fueron apartadas en varios remolques, y que más tarde Tesla arregló y volvió a equipar en algunos de los vehículos eléctricos en producción. Del mismo modo, Tripp afirma que la empresa estadounidense es habitual en el tema de reaprovechar recursos y componentes dañados, volviendo a colocarlos en ciertos vehículos.

Obviamente, Tesla ha respondido de forma tajante, advirtiendo de que “estas afirmaciones son falsas y el señor Tripp ni siquiera tiene conocimiento personal sobre las dudas en la seguridad que está formulando. Nunca, de ninguna manera, se han utilizado celdas perforadas en ningún vehículo Model 3 y todos los VIN que se han identificado tienen baterías seguras”.